¿Cuál es el aporte del turismo al desarrollo humano?

Con el paso del tiempo el turismo ha venido ganando importancia, por lo que es una actividad que nos invita a realizar un análisis de su estrecha relación con el desarrollo humano, mas allá de lo que significa el crecimiento de los niños y si inrerción en la sociedad y de esta manera lograr complementar esa clásica visión que se ha creado sobre el desarrollo económico aplicándola a una evaluación de dicho sector. 

Para lograrlo se ha de introducir el enfoque de desarrollo humano, como una expansión de sus capacidades, cuya finalidad recae en observar la manera en cómo es posible desde el turismo brindar atención de forma integral a las necesidades de bienestar que presentan las personas.

Al aplicar este enfoque de capacidades, es posible analizar los procesos y elementos con los que se define el contexto turístico, y de esta manera poder identificar las oportunidades y riesgos a los que se debe hacer frente a fin de alcanzar experiencias que sean enriquecedoras en él, sobre todo resaltando la importancia de la observación de los encuentros que se llevan a cabo entre locales y visitantes, además de las interacciones relacionadas con la cultura, siendo estás dinámicas que facilitan un desarrollo inclusivo y sostenible.

¿Por qué se dice que el turismo puede generar desarrollo humano? 

A través de una perspectiva donde se pone de manifiesto la manera en que las potencialidades del turismo genera desarrollo humano, hay que tomar en consideración una serie de factores con los que se puede determinar la conexión entre la actividad turística y el desarrollo que la misma representa.

Un factor que interviene directamente hace referencia a la naturaleza de las relaciones que se desarrollan entre la actividad turística y el destino, la cual plantea un desarrollo extractivo, debido a que permite un espacio tanto para la sostenibilidad económica como para las micro o medianas empresas y para los centros exportadores que se encargan de suministrar el destino turístico.

De forma que la actividad turística pueda perpetuarse en conjunto con el enriquecimiento social y cultural de ese destino, pues cualquier actividad turística resulta susceptible de convertirse en motor de desarrollo socioeconómico y de aprendizaje tanto para turistas, como para los comerciantes del destino turístico. 

Es de suma importancia crear nuevas oportunidades como por ejemplo integrar, en medio de la realidad turística global que actualmente existe, a fin de facilitar el desarrollo humano en lo que se refiere al aspecto económico, y al social.

Podríamos concluir destacando que el turismo y el desarrollo humano presentan como fin potenciar la actividad turística en medio de un ambiente social y cultural que sea satisfactorio para el turista sin dejar de ser un motor para las oportunidades de sostenibilidad económica para el sitio como tal y para sus comerciantes.

No podemos dejar de un lado el papel protagónico del turista, cuya satisfacción se traduce como el fin de todo el desarrollo. Se ha venido imponiendo un cambio hacia un nuevo sistema donde la actividad turística pasará a ser un medio cuya finalidad se basa en el desarrollo socioeconómico, cultural y en la preservación del medio ambiente del destino.

Debido a que el turista no solo invierte su dinero en el consumo de los distintos productos como por ejemplo la adquisición de artesanías y la comida, sino que también llega a conocer su historia y los valores que imparten los pobladores haciendo de cada  sitio turístico un perfecto ejemplo de desarrollo humano.